Blog de Comunicación y Diseño
Blog de comunicación y diseño

Sonido profesional: 7 trucos de mezcla para elevar tus producciones

El gusto musical siempre será subjetivo, pero en el mundo del sonido existen procedimientos y trucos de mezcla que resultan ineludibles para lograr un sonido profesional.

Aunque, la mayoría de las veces, estos trucos de mezcla se guardan casi que como secretos de Estado.

Ya sea en el estudio, en casa o en un evento, no alcanzar los objetivos que buscamos con las canciones que estamos editando y mezclando desde hace horas, días o semanas, puede ser realmente frustrante y desalentador. Pero lo cierto es que esto no tiene por qué ser de esta manera.

¿Te gustaría conseguir bajos más potentes y presentes en tus piezas? ¿Tus mezclas no logran definición y claridad? ¿No consigues llegar a ese sonido cálido y envolvente que estás buscando? A continuación te invitamos a conocer algunos trucos de mezcla para llevar tus producciones al siguiente nivel y conseguir ese sonido profesional que tanto buscas.

1. Crear grupos y buses

El primer truco de mezcla para sonar profesional es hacer uso de los grupos y buses. Es que procesar nuestras fuentes sonoras en buses tiene un impacto muy significativo en nuestro sonido. Además, no solo vamos a lograr más solidez, textura y homogeneidad entre los elementos que constituyen dicho grupo, sino que también nos permite ahorrar tiempo y CPU en la DAW.

Crear grupos y buses, trucos de mezcla para un sonido profesional.

Al trabajar con el sonido en grupos, afectamos las características de todas sus fuentes al mismo tiempo. Ya sea modificando sus aspectos en términos de ecualización y dinámica, distorsión armónica o reverberancia, al manipular todo el grupo, conseguimos cohesión y cuerpo.

Dicho de otro modo, esa característica que en inglés suele ser referida como glue (pegamento). Un buen ejemplo para poner este truco de mezcla en práctica es usar un compresor y una distorsión en el bus de la batería. A medida que vayas sumando señal húmeda, todos los elementos del grupo empezarán a compartir determinadas características armónicas, logrando así un sonido más sólido, cálido y compacto, un sonido más profesional.

2. Realizar una mezcla estática para tener balance

Ninguna otra cosa es tan importante en una mezcla como establecer correctamente los niveles.

Mezcla estática: truco de mezcla para lograr un sonido profesional.

Todo lo demás, desde la mismísima ecualización al tratamiento de la dinámica, la reverberación y el resto de los efectos de sonido, constituyen pulidos y acabados en comparación con los niveles. Sin embargo, sobran las mezclas en las que notamos que no hubo suficiente trabajo al momento de conseguir los niveles adecuados. Gran error.

Como en cualquier otro aspecto de la vida misma, la ansiedad es enemiga natural de una buena mezcla. Y cuando se trata de nivelar, debemos tomarnos el tiempo y la dedicación necesaria. 

La mezcla estática es esencial para sonar profesional: debemos lograr escuchar todas las fuentes sonoras de nuestra mezcla utilizando únicamente los faders. Y ello requiere tiempo, esfuerzo y dedicación. En contraposición, no realizar una mezcla estática adecuada es el primer paso hacia una mezcla de principiantes.

¿Te interesa el diseño de sonido?

Conocé la carrera de Técnico en Diseño de Sonido

3. Quitar frecuencias subgraves para lograr bajos más potentes

Las ondas subgraves y graves, que oscilan aproximadamente entre los 20 y los 120 Hz, tienen un comportamiento vibratorio singular que suele generar muchos problemas entre principiantes. Por eso, lograr bajos potentes y sólidos es casi un requisito en el sonido profesional.

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Fabfilter (@fabfilter_pro)

 

Existen varias formas de lograrlo, pero —mientras no te excedas— el truco de mezcla del High Pass Filter (HPF) o filtro pasa altos puede resultarte sumamente útil. Básicamente, se trata de hacer espacio para el bajo en su rango de frecuencias y así evitar el enmascaramiento en dicha zona, algo que podemos lograr con un HPF que filtre las frecuencias subgraves en las pistas en las que estas no sean realmente necesarias. Es decir, aquellas que no determinan el timbre de la fuente sonora y no definen el carácter del sonido en sí.

Dentro de esta categoría podríamos incluir, por ejemplo, los platos o la caja de una batería. Al filtrar las frecuencias por debajo de los 100 Hz de esas fuentes sonoras que realmente no necesitan subgraves, hacemos lugar para que no compitan por el espacio con las fuentes que sí deben destacarse en ese espectro, como puede ser un bajo, un 808 o un bombo. Asimismo: no filtres demasiado o la mezcla resultará delgada. 

Aunque se trata de técnicas un poco más sofisticadas, una compresión frecuencial dinámica o una compresión multibanda también permite lograr estos resultados a través de uno de los trucos de mezcla profesional mejor conocidos por sus destacados resultados (sobre todo en zona de graves y subgraves): el sidechain.   

4. Usar compresión paralela para lograr más potencia, pegada y definición

La compresión paralela es otro de los grandes trucos de mezcla para sonar profesional. Puede que este no sea el mayor de los secretos, pero sumar en paralelo una pista completamente húmeda y procesada con una fuerte compresión a nuestra mezcla general, le da más pegada y solidez a nuestras pistas. El resultado es una mezcla con transientes firmes, más definida y profesional, así como una presión más notoria en el sonido, más LUFS y un sensible incremento en el nivel percibido.

 Compresión paralela, truco de mezcla para un sonido profesional.

Esta técnica también tiene una variante conocida como compresión New York (o New York Compression) y es, en realidad, muy simple. Sencillamente hay que enviar todas las pistas a un bus auxiliar y allí insertar un compresor post-fader con una configuración agresiva.

A menudo, muchos técnicos en sonido e ingenieros de mezcla incluyen también una distorsión (o una saturación con buena excitación armónica, un crush o un overdrive) y una ecualización extra, lo cual dota de un carácter y un calor aún más marcado al sonido. Posteriormente, sumamos la señal procesada y 100 % húmeda al master bus, con cuidado y prestando mucha atención para no excedernos, clippear ni perder headroom. Esto es altamente efectivo para lograr baterías enormes, con cuerpo y pegada, pero siempre puede aplicarse a otros grupos o pistas aisladas.

La clave está en que el resultado no sea evidente, pero que sí puedas sentirlo. Usar los oídos y practicar es elemental

¿Te interesa la producción musical?

Conocé la carrera de Productor Musical

5. Panear pistas para abrir la mezcla y lograr claridad

Una mezcla plana es una mezcla amateur. Por eso, sin duda alguna, el tratamiento del espacio y el panorama en una canción es una de las características definitivas de toda mezcla profesional. Y hay varias formas de lograrlo —como usar plugins de imagen stereo, reverbs, delays o el efecto Haas, por ejemplo—, pero un paneo adecuado de cada fuente sonora en la mezcla abre el panorama y da ese toque estéreo tan necesario para sonar profesional.

 

A su vez, también existen diferentes técnicas de panorama y cada quien tiene sus trucos. Uno de estos es mezclar con el master bus en mono y dejar el paneo para el final. Una vez se ha hecho la mezcla estática, la ecualización y el procesamiento de cada pista en función de sus necesidades, se ubica cada elemento hacia la izquierda o la derecha y se abre el panorama estéreo en el master bus. El resultado será una sorprendente mezcla en estéreo.

Además, este pequeño truco también te permitirá tener una idea clara acerca de cómo va a sonar tu producción cuando esta se reproduzca en mono (como ocurre en los smartphones o laptops) y si existen problemas de fase, por lo cual resulta sumamente útil.

Asimismo, el truco de mezcla que definitivamente llevará tu producción al siguiente nivel es el de la ecualización Mid/Side.

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Waves Audio (@wavesaudio)

 

Esta técnica requeriría de un artículo completo, pero esencialmente se trata de establecer una ecualización determinada para los elementos del medio en el panorama (como aquellos en mono, con mucha información en graves y subgraves) y otra diferente para los elementos en ambos lados (como las pistas en estéreo, con más información en la zona de medios, medios-agudos y el high end).

En el ámbito digital, por su facilidad y transparencia, FabFilter Pro Q 3 es una excelente herramienta para aplicar esta técnica, pero existen muchos ecualizadores analógicos (en caso de buscar sumar carácter y color) y plugins de ecualización que también permiten hacerlo. Como siempre: se debe evitar el exceso, prestar atención a las fases y utilizar los oídos, escuchar con atención.

6. Aplicar reverbs y delays para ubicar los sonidos y crear espacios

Continuando en la misma línea, junto al referido paneo, efectos como reverbs y delays nos permiten generar diferentes espacios dentro de la mezcla y percibir las fuentes sonoras desde distintas direcciones. Aquí todo se trata de engañar al cerebro y, de cierto modo, coquetear con algunos aspectos de la psicoacústica. En este caso, también existen múltiples técnicas, pero todo se trata de probar y practicar.

Esencialmente, para aplicar este truco de mezcla se debe colocar una reverb y/o un delay 100 % húmedo en un bus auxiliar, enviando allí la señal (o las señales, si buscamos cohesión) que queremos procesar en paralelo y sumar al flujo final, en el master bus. Para ir todavía más allá y lograr una mezcla que suene aún más profesional, también se puede ecualizar y comprimir ese efecto paralelo en su propio canal, remover las frecuencias que ensucian la mezcla (muy importante para las reverbs, sobre todo desde los 200 Hz hacia abajo) y panearlo. 

Por ejemplo, si tenemos dos guitarras, podemos panear una completamente a la izquierda y otra a la derecha. Luego, añadir una reverb y/o delay a cada una en paralelo, ecualizarla, usar un HPF y panearla en el sentido opuesto hasta encontrar el balance adecuado.

Es decir, panear la reverb de la guitara que colocamos a la izquierda, completamente a la derecha, y viceversa. Finalmente, aplicar una compresión dinámica paralela con sidechain desde la fuente sonora mantendrá estos efectos bajo control para evitar ensuciar la mezcla o perder transientes. De este modo, cada vez que la fuente seca ejerza presión, el compresor, a través de un sidechain, comprimirá el efecto para que pueda percibirse mejor sin ensuciar el golpe de la señal seca.

Controlar las colas y el decay de estos efectos es otro aspecto de vital importancia para sonar profesional. A este respecto, un buen truco es acudir a las matemáticas para calcular los tiempos correctos o, más simple aún, encargarlo a Internet. Con googlear "reverb decay calculator" será suficiente para encontrar varias herramientas online y gratuitas en las que, insertando los BPM de la pista con la que estamos trabajando, nos indicará qué decay, pre-delay o total reverb time es el adecuado para cada tipo de reverb y delay.

¿Te interesa la producción musical?

Conocé la carrera de Productor Musical

7. Utilizar distorsión y/o saturación para conseguir sonidos más cálidos y potentes

Lo referimos cuando vimos la compresión NY, pero si hablamos de trucos de mezcla para sonar como un profesional, posiblemente este sea el más conocido, puesto que, en buena medida, la distorsión armónica y la saturación son factores clave para encontrar un sonido propio, con personalidad. Con ellas se logran sonidos más cálidos, con más carácter y originalidad.

 

El procedimiento no varía demasiado de los que ya hemos visto. Simplemente se añade un bus paralelo con distorsión o saturación completamente húmeda y se lo suma gradualmente a la señal seca. Combinando ambas, la fuente sonora tendrá una distinguida riqueza en términos de armónicos y réplicas frecuenciales.

Sin embargo, al trabajar con este tipo de efectos se debe tener mucho cuidado y prestar mucha atención para no pasarnos y romper excesivamente el sonido. En este sentido, un buen consejo es utilizar también un analizador de espectro y un vúmetro (u otras herramientas de análisis) para saber bien qué es lo que está pasando. Es que al trabajar con distorsión es muy fácil excederse y terminar ensuciando la mezcla.

Si te interesa profundizar un poco más en algunos trucos de mezcla y grabación para lograr un sonido profesional, también podés ver nuestro webinar con Gustavo Sacchetti, destacado músico, productor, ingeniero de mezcla y mastering, arreglista y ganador de múltiples premios (como discos de oro, platino, doble platino y seis premios Grammy como coproductor). 

https://youtu.be/g7JwUohnMPQ

Practicar una y otra vez, pensar y seguir aprendiendo

Y todo esto nos lleva al último pero no menos importante de estos trucos de mezcla para sonar profesional: practicar y estudiar

Es la práctica la que hace al maestro y en el sonido no hay soluciones mágicas. Cada canción, cada pista y cada producción es un mundo en sí y siempre tendrá sus propios desafíos.

Por eso es muy probable que procedimientos que te hayan funcionado bien en una mezcla, no te sirvan de nada en otra.

Todo dependerá de lo que exija cada mezcla en sí y de nuestra capacidad para identificarlo. Aquí la práctica, la reflexión y, por sobre todas las cosas, estudiar, son aspectos determinantes para mejorar nuestras habilidades en la manipulación del sonido.

¿Te interesa el diseño de sonido?

Conocé la carrera de Técnico en Diseño de Sonido

Solicitá más información

¿Qué querés estudiar?

Miembro de:

  • Logo de Cumulus
  • Logo de Felafacs
  • Logo de IAB