Novedades

Estudiar Comunicación para dar voz a quienes no la tienen

05/11/2020
Camila García Torighelli realizó la Licenciatura en Comunicación orientación Corporativa con el fin de construir un mundo más igualitario con la comunicación como principal herramienta. Hoy trabaja en Oxfam Intermón, una ONG que apunta a combatir las desigualdades.
Camila García, graduada de la Licenciatura en Comunicación orientación Corporativa

Desde adolescente supo que su carrera profesional estaría ligada a la búsqueda de un mundo más igualitario. Finalmente, esa intención se transformó en su camino personal y laboral.

Hoy, Camila García Torighelli, graduada de la Licenciatura en Comunicación orientación Corporativa de la Universidad ORT Uruguay, se desempeña como Brand Communications Manager en Oxfam Intermón. Se trata de una organización no gubernamental que trabaja día a día para reducir las desigualdades sociales y económicas a nivel mundial.

En esta entrevista, García Torighelli cuenta cómo surgió su interés por temas sociales, qué desafíos enfrenta actualmente en su trabajo y cómo recuerda su paso por ORT.

¿Cómo se dio la posibilidad de formar parte del equipo de trabajo de Oxfam Intermón?

Hace cinco años me fui a estudiar un Máster en Desarrollo y Cooperación Internacional en la Università Cattolica del Sacro Cuore, en Italia. Mientras escribía la tesis en Milán, apliqué a muchos puestos que me interesaban en organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. El destino hizo que me eligieran en las oficinas de Oxfam Intermón, en Barcelona.

Comencé como técnica de marketing y comunicación, al poco tiempo fui Project Manager y también tuve la oportunidad de abrir la oficina de Oxfam en Argentina. Hace un año y medio, luego de terminar esta etapa entre Buenos Aires y Barcelona, busqué otro desafío y me postulé al puesto de Brand Communications Manager para toda España y fui seleccionada.

A los 18 años lo tuve muy claro: la comunicación sería la herramienta que utilizaría para contribuir a erradicar la pobreza.

¿Qué te parece lo más desafiante y lo más motivante de integrar una organización como Oxfam Intermón?

Oxfam Intermón existe porque la pobreza existe. Somos una organización con personas convencidas de que la pobreza se puede erradicar atacando el problema desde la raíz y empoderando a quienes lo sufren. Trabajo cada día, desde mi puesto en Comunicación, para disminuir las desigualdades económicas y sociales que causan la pobreza en el mundo. Amo mi trabajo, es una gran suerte, pero también es una gran responsabilidad.

Los que trabajamos en ONG estamos rodeados de testimonios muy duros. El desafío es trabajar con profesionalidad, respeto y dedicación, aún en los contextos más adversos, pero sin perder la empatía, la emoción y la sensibilidad.

Mi motivación es saber que cada día, desde mi trabajo como responsable de marca y comunicación, estoy impactando positivamente en la vida de millones de personas.Tienda Oxfam Intermón

¿Cómo surge en tu carrera profesional el interés por los temas sociales y, específicamente, por la comunicación corporativa en organizaciones sociales?

Desde que tengo 17 años hago voluntariado en organizaciones sociales, principalmente con mujeres, niños y niñas en situación de vulnerabilidad o exclusión social. Desde muy chica me convencí de que iba a hacer todo mi esfuerzo para conseguir un mundo más igualitario.

Por otro lado, la comunicación siempre me apasionó. Todo lo que pasaba a mi alrededor intentaba plasmarlo por escrito, porque creía que al estar apuntado en algún sitio, las cosas existían y podía hacerse algo para cambiarlas.

A los 18 años lo tuve muy claro: la comunicación sería la herramienta que utilizaría para contribuir a erradicar la pobreza.

¿Cómo fue tomar la decisión de migrar a Europa para continuar ejerciendo tu profesión?

Soy una persona muy curiosa y movediza, y la migración forma parte de mi familia y de mi ADN. De hecho, desde pequeña quería vivir en otro país.

La primera gran oportunidad la tuve a los 20 años, cuando gané una beca de estudios y viví un año en Nueva York. Esa experiencia implicó un antes y un después en mi vida. Vivir afuera me permitió conocer y hacer lazos muy fuertes con personas que tienen culturas, religiones y etnias muy diferentes a la mía.

Al volver, me quedé con ganas de más, y cuando terminé la carrera decidí hacer un máster en Italia para seguir especializándome en desarrollo social. Por eso volví a aplicar a una beca y me fui.

Hoy tengo 30 años y he vivido en cinco países. Vivir en el exterior me enriquece muchísimo, profesional y personalmente.

Durante los primeros meses de la pandemia trabajaste, desde Uruguay para España, en contacto con problemáticas sociales que se acrecentaron en este contexto. ¿Cómo fue esta experiencia y cuáles de tus habilidades tuviste que poner a prueba?

Tuve la suerte de quedar varada en Uruguay a casi cinco años de emigrar y fue una experiencia única. Me hizo volver a valorar mi país, mi familia y mis amigos uruguayos. Creo que todos hemos crecido mucho con esta pandemia.

En mi caso, seguí constatando que las distancias no pueden ser una excusa para lograr nuestros objetivos. Aproveché para teletrabajar a 10.000 kilómetros de distancia y con cinco horas de diferencia y hacer voluntariado en Uruguay. Las 24 horas del día dan para mucho, eso sí: hay que madrugar.

Mi motivación es saber que cada día, desde mi trabajo como responsable de marca y comunicación, estoy impactando positivamente en la vida de millones de personas.

¿Cómo recordás tu pasaje por ORT y qué herramientas de las adquiridas durante la carrera aplicás día a día?

La universidad me dio las herramientas fundamentales para impulsarme como profesional, además de darme amigos que hoy son familia y acercarme a profesores que siguen siendo referentes.

La primera vez que escuché hablar de comunicación corporativa o empresarial fue de la boca de Virginia Silva (coordinadora académica de Comunicación de ORT), mi profesora y tutora de tesis. No tenía ni idea de lo que me hablaba. Nunca imaginé que no solo iba a ser una de las primeras graduadas de la Licenciatura en Comunicación orientación Corporativa, sino que iba a ser mi gran pasión. Cuando estudiaba en ORT, los términos “marca”, “gestión de prensa”, “comunicación digital”, “comunicación interna” y “relaciones públicas” eran nombres de materias. Hoy son mis áreas de trabajo.

¿Cuáles son tus proyecciones a nivel profesional de cara al futuro?

Me gustaría seguir especializándome en desarrollo, gestión de proyectos y comunicación en ONG internacionales, o quizás liderando una ONG o fundación. No sé si en España o en otro país, pero quiero trabajar siempre para darles voz a los que hoy no tienen.

¿Qué huella te gustaría dejar a través de tu trabajo?  

Me gustaría dejar un mundo más justo del que me encontré.