Novedades

Diseñar en pandemia

08/03/2021
Ochenta y cinco futuros diseñadores trabajaron en soluciones creativas para problemas reales planteados por 80 empresas uruguayas. En el contexto del COVID-19 y con todas las limitaciones que eso implica, los estudiantes fueron capaces de idear nuevos proyectos y llevarlos a producción. Aquí un repaso por algunos de los resultados de Recreación 21.
https://www.youtube.com/watch?v=z8stvym7oj0

“Los proyectos tuvieron restricciones en su presentación, los estudiantes tuvieron que limitar la cantidad de piezas que iban a exponer, no así afectar el diseño”, explicó Daniel Domínguez, coordinador académico de la Licenciatura en Diseño Industrial. En la exposición se le permitió a cada estudiante presentar pocas piezas, un prototipo o un maniquí, a diferencia de otras ediciones donde podían exhibir más piezas.

¿Cómo se diseña en pandemia? La edición número 14 de Recreación demuestra que tanto empresas como diseñadores continúan trabajando, produciendo, creando, proponiendo soluciones.

Recreación 21

Más de 850 alumnos han pasado por esta actividad, en coordinación con más de 670 empresas a lo largo de estos años. En 2021, una vez más, se rompió un récord: 85 estudiantes y 80 empresas.

Recreación 21 - Estudiantes

Muchos de los proyectos trabajados durante estos meses de pandemia refuerzan el concepto de experiencia ante un diseño: un juego como forma de aprender robótica, el mobiliario infantil como un espacio de imaginación, la gastronomía más allá de la propuesta gastronómica, la moda como una forma de revalorizar los materiales.

  • Niños que dominan robots

    Parconier es una empresa desarrollada por dos diseñadores industriales que desarrollan kits de robótica para niños. Además, tienen videos donde enseñan qué se puede hacer con estos robots: la idea es que los niños puedan usarlos tanto en el hogar como en centros educativos. Con la pandemia como contexto y la educación a distancia en las escuelas, los estudiantes Leticia Schimmel (Diseño Gráfico) y Nicolás Monteverde (Diseño Industrial) se propusieron “visualizar su increíble potencial, como herramienta lúdica y didáctica”.

    Era necesario que la identidad gráfica de la marca y su proceso creativo pudiera acompasarse a todo lo que estaba sucediendo, explicó la estudiante. “Me propuse generar una experiencia de aprendizaje integral, que pusiera como centro al niño, y que la comunicación tuviera un lenguaje claro y concreto. Que enseñara a los niños, que inspirara a aprender”.

    https://youtu.be/ndxdfx0lxY0

    Mientras tanto, Monteverde desarrolló KIBO, apuntando a un público específico aún no atendido por Parconier: niños de entre cinco y ocho años. Se buscó tener en cuenta la fabricación por impresión 3D, el uso de componentes de código abierto, mantener la esencia de aprender-jugando y que sea un producto enfocado al hogar. Gracias al sensor de su ojo, KIBO entiende el idioma de los colores; así, se le puede dar indicaciones para que comience a moverse. “Los módulos permiten crear diferentes recorridos y niveles, variando la complejidad, permitiendo un aprendizaje progresivo, lúdico y experimental, que fomenta el pensamiento lógico, secuencial y de programación”.

    https://youtu.be/yUj9u65HOvg
  • Un rincón para jugar e imaginar

    En plena pandemia, nació Radice, un emprendimiento de dos amigas que desarrolla mobiliario infantil, bajo el método educativo Montessori.

    “Una de sus principales filosofías es volver a las raíces y es por eso que trabajan todos sus productos en madera, dándole una terminación en hidrolaca transparente, dejando a luz el color natural y las vetas propias del material. Cada pieza es cortada mediante tecnología de router CNC, obteniendo cortes limpios y perfectos. El armado de los productos es un 100% encastre, dejando de lado el uso de tornillos, clavos y otro tipo de uniones fijas”, explicó Florencia Calo (Diseño Industrial).

    Luego de realizar su investigación, la estudiante notó que no había ningún producto dedicado únicamente a la distención del niño. Así nació HUS, un producto que busca crear “un espacio de intimidad, de imaginación, pero sobre todo de diversión infinita”. Se busca promover “brindar ese espacio donde ellos sean capaces de crear su propio mundo, de jugar libremente”.

    Con HUS, Radice incorpora —por primera vez— textiles a sus productos: un almohadón y una carpa estilo Tipi, fabricados y pensados para que su mantenimiento sea sencillo.

    https://youtu.be/i5NHIeM-XiI
  • Una librería en “un marco de género y de diversidad”

    Una semana antes que se declarara la emergencia sanitaria en nuestro país, la Librería Guyunusa abrió sus puertas. “No tuvo tiempo en darse a conocer. Ahí encontré el primer punto desde donde podía aportar: mejorar el alcance y la comunicación”, comentó la estudiante Martina Escudero (Diseño Multimedia).

    Se trata de una librería que surge en “un marco de género y de diversidad” y “se quiere establecer como un lugar de encuentro, de resistencia y de lucha para mujeres y disidencias”.

    “Este concepto fue fundamental en el desarrollo porque personalmente fue muy motivador trabajar sobre estos pilares y conocer a las personas que lo llevaban adelante”, comentó Escudero. “En cuanto al proyecto fue también muy enriquecedor, porque desde el principio entendí que tenía que ser un valor diferencial que tenía que destacar”.

    En primer lugar, desarrolló un sitio web que, además de una tienda, “es un lugar donde se puede profundizar” sobre los conceptos base de la librería. Además, generó distintos contenidos que potencian esos conceptos, un video institucional, ilustraciones y algunos fragmentos de lecturas como piezas para redes sociales.

    Recreación 21 - Librería Guyunusa

  • Gráfica con olor a cocina de domingo

    “Cuando empezó todo este proceso tenía muy claro que quería vincularme al rubro de la gastronomía o de la cultura. En Crandon encontré las dos”, dijo María José Mizraji (Diseño Gráfico) en su presentación. Se definió, además, como una “vieja usuaria de su manual de cocina”.

    “Tal como escribí en mis conclusiones, creo que los proyectos se evalúan tomando en cuenta los objetivos que nos planteamos en un inicio, sobre qué era lo que queríamos lograr, y yo me propuse que quería un producto final que luciera profesional, atractivo, que fuese funcional, sin perder el olor a domingo”.

    Recreación 21 - Crandon Gastronómico

  • Renovar la pizza al tacho más famosa

    El Tasende es un bar emblemático de Montevideo, ubicado en Ciudad Vieja y conocido por su pizza al tacho. En 2021, cumple 90 años. “El objetivo más grande que tuve fue generar una identidad grafica que mantuviera la esencia del Tasende”, comentó la estudiante Agustina Lewi (Diseño Gráfico), por lo que trabajó con elementos ya existentes en el bar.

    https://youtu.be/p_2t8ig3hpw
  • Fermentar ideas

    Josefina Echeguía (Diseño Gráfico) trabajó con Federación, una panadería que elabora sus productos únicamente con masa madre. “Pero Federación es mucho más que una panadería, es un punto de encuentro, es una suerte de fermentadora de ideas”, sostuvo.

    https://www.youtube.com/watch?v=GCfAw1OVOLE
  • Saludable, sustentable y educativo

    Stephanie Portugal (Diseño Industrial) trabajó junto a Cuchara, empresa que se dedica al Food Design, siendo pionera en el rubro. Teniendo en cuenta que siempre tuvieron un enfoque saludable, sustentable y educativo, la estudiante desarrolló el producto Migajas: una familia de contenedores comestibles (plato llano, plato hondo, vaso, vaso de degustación, salsera), cuyo objetivo es sustituir los productos descartables que se generan, por ejemplo, en ferias y eventos gastronómicos.

    Migajas utiliza harina de descarte, dándole un nuevo valor a esos alimentos. Eso permite, además, elaborar el producto tanto en formato dulce como salado. “Me basé en tres conceptos: comestible, sin colorantes ni aditivos químicos, inspirado en la naturaleza”, explicó. “Para su elaboración, cada producto se realiza con: harina de descarte, aceite, agua, harina de mijo, sal o endulzante. Esto hace que todos los productos sean libres de gluten, sin azúcar, vegano y libre de colorantes y conservantes artificiales”.

    El empaque también es biodegradable, por lo que se trata de una experiencia 100% sustentable.

    https://youtu.be/jNy76-P_a_U 
  • Naturaleza y arquitectura como inspiración

    “Hikari significa luz en japonés y mi nombre significa luz”. Así comenzó su presentación Lucía Torrendell (Diseño de Modas), quien trabajó con la empresa Savia, marca fundada en 2015 por dos graduadas de la universidad. “Savia se define por productos de nobleza que buscan la confección perfecta en el calce de las prendas. Está inspirada en la naturaleza y la arquitectura y la fusión entre ellas”, indicó la estudiante.

    En su proyecto vio la oportunidad de trabajar en indumentaria para celebraciones, algo que a la marca le faltaba, enfocándose en que en este año se van a retomar las fiestas y eventos que se pospusieron en 2020.

    En la etapa de inspiración se partió de los conceptos de orgánico, depurado, simple, armónico, puro y liviano. Los materiales que usó Torrendell fueron los que la marca tenía guardados de colecciones anteriores. La colección resultante está compuesta por vestidos enteros como por prendas que se pueden mezclar entre sí, como un monocromo en alguna textura. “Después de cinco años de esta carrera, me doy cuenta que este proyecto resume todos mis procesos”, manifestó la futura diseñadora.

    https://youtu.be/ThUSOQbZcgI
  • Upcycling con enfoque social

    Gaia es una marca sustentable que trabaja a partir de la reutilización de materiales. Luego de reuniones con la marca, Camila Zerbino (Diseño De Modas) definió varias necesidades a resolver: en primer lugar, trabajar desde una materialidad que significara un problema y, a partir de eso, generar una colección, tanto vestimentaria como de contenedores.

    Además, se plantearon trabajar el diseño desde un enfoque social. Zerbino se acercó a Ceprodih, una asociación civil sin fines de lucro que promueve la dignidad y genera un espacio de contención para mujeres que se encuentran en estado vulnerable.

    “Hice unos talleres, donde pude llevar un oficio, una herramienta a estas mujeres para reinsertarse” en el mercado laboral, comentó la futura diseñadora, quien opinó: “Creo que perdemos la noción del valor humano que hay detrás de las prendas, algo intangible, personalmente creo que es lo más valioso. Lo que yo quise transmitir en este proyecto es el valor de esas prendas heredadas, que siempre tienen una historia para contar”.

    Para poder generar esta colección trabajó a partir de excedentes de fabricas nacionales, los transformó generando patrones y buscando formas que pudieran vincularse con todo el proyecto. Todo eso se tradujo en lo que enseñó en los talleres de Ceprodih, como de patchwork, lo que derivó en su colección UNEZ, donde todas las prendas son reversibles y logran ser versátiles, dando la posibilidad de usarlas de distintas formas. Tampoco llevan talle ni género: “Lo que busqué fue hacer énfasis en el concepto de tener un cuerpo universal y que el usuario que desee usarlas, las pueda usar”.

    https://youtu.be/fxYdHiy0Abw
  • En la búsqueda de tejidos más amigables

    Olímpica Studio es una marca de accesorios e indumentaria fundada en 2015, que propone accesorios y prendas “únicas, descontracturadas, lúdicas, coloridas, con un aire muy libre”, explicó Sofía Parrado (Diseño de Modas). “Nace de una conexión muy fuerte con su niño interior, donde todo lo manual y lo lúdico siempre está presente. Combina un estilo deportivo, casual, se inspira en los años 80, utiliza una paleta de colores pastel, pero también con acentos en colores más saturados y fuertes”.

    Parrado consideró que el área menos explotada de la marca era la vestimenta. En la etapa de producción, se enfocó en buscar materiales, las distintas telas, probar distintos tejidos, tanto sintéticos como naturales. “En Olímpica se usan muchos tejidos sintéticos, o sea que utilizar tejidos más amigables para el medio ambiente sería una incursión para la marca, como ser los 100% algodón”, remarcó la futura diseñadora. “Generé distintas estampas, con serigrafía, sublimación, bordado; y así nació la estampa madre, que la llamé el pie de pul olímpico, nació a partir de los cordones, es como una abstracción de los dibujos”. El resultado es una colección con 27 tipologías, así como un complemento de pañuelos. 

    Recreación 21 - Olímpica Studio

Equipo docente

  • Licenciatura en Diseño Gráfico: Patricia Moizo, Vicente Lamónaca y Ramiro Ozer Ami.
  • Licenciatura en Diseño Multimedia: Santiago Fagnoni y Milena Mariño.
  • Licenciatura en Diseño de Modas: Lucía Büchner, Milagros Martínez y Alice Otegui.
  • Licenciatura en Diseño: Alejandro Trinidad y Nicolás Noblía.

Recreación 21 - Productos

Miembro de:

  • Logo de Cumulus
  • Logo de Felafacs
  • Logo de IAB