Novedades

Comunicar usando “lentes de género”

18/05/2020
Mónica Bottero dio consejos para “prevenir y no seguir contribuyendo la perpetuación” de la violencia contra las mujeres, en este caso desde el punto de vista de la organización de eventos.

Mónica Bottero en clase de Claudia Calace

La directora de InMujeres, Mónica Bottero, participó de la clase Producción de eventos, Ceremonial y Protocolo, dictada por la docente Claudia Calace, en el marco de la carrera Analista en Comunicación Corporativa y Relaciones Públicas. La visita fue el jueves 7 de mayo y de forma virtual.

Bottero, de profesión escritora y con trayectoria periodística, conversó con los estudiantes sobre cómo se organiza un evento teniendo en cuenta la perspectiva de género.

En primer lugar, recomendó planificar usando “lentes de género”. “Así podemos ver cómo prevenir y no seguir contribuyendo la perpetuación de una actitud o forma de pensar que pueda incentivar o promover la violencia contra las mujeres”, argumentó.

Bottero enfatizó en que estos lentes deben usarse en todas las etapas de planificación y de gestión del evento: organización, logística, oferta, promoción, elección del lugar y del “rostro” que lo identificarán, así como en el “durante”.

Lo primero concebir una oferta artística que concilie y no fomente una visión donde se desvalorice a la mujer. En cuanto a la ubicación, tener claro que no es lo mismo que un grupo de mujeres puedan ir solas hasta un sitio alejado sin condiciones de seguridad, que hacerlo en un lugar céntrico, con buena iluminación, locomoción cerca. En la encuesta nacional de la juventud, las chicas jóvenes perciben la calle como un lugar de riesgo.

Durante el evento se deben asegurar condiciones para evitar “cualquier tipo de acoso psicológico o físico”. Por poner un ejemplo, se debe tener en cuenta la disposición de los servicios, que no estén en un lugar alejado o “donde las condiciones de seguridad puedan poner en peligro a las asistentes”.

Respecto al rostro del evento, Bottero dijo que no tiene que ser necesariamente una mujer sino que “idealmente puede ser hombre y mujer”, aunque lo más importante es ver “qué imagen transmiten esas personas, cómo es su marca personal o rostro público”.

Hay que manejar la coherencia, que todo lo que se realice dentro del evento haya una coherencia del objetivo y el espíritu de lo que es el evento. Se pueden pensar muchas más contingencias, lo importante es utilizar los lentes para seguir identificando determinadas situaciones.

La docente Claudia Calace explicó que siempre es importante contar una estrategia de comunicación “que destaque temas de género para fortalecer la sensibilidad antes, durante y después del evento”.

Desde la comunicación, entonces, el desafío “es tener claro que siempre que se comunica se genera un impacto, positivo o negativo, por lo que hay que ser muy cuidadosos en el lenguaje y contenido de nuestra estrategia”.

Los organizadores de eventos tienen el desafío de generar experiencias placenteras, únicas y diferentes. Al momento de diseñar esos eventos, tener puestos los lentes de género va a ser un gran aporte para superar los desafíos.

Asimismo, enfatizó que la comunicación también se encuentra en los mensajes que se dan a los asistentes del evento: por ejemplo, “aplicando la igualdad de género en la selección del equipo, los oradores y las propuestas artísticas, mostrando que puede haber hombres y mujeres realizando la misma acción”.

Al comienzo del semestre, indicó Calace, los estudiantes se distribuyeron en diferentes comités para delinear un evento hipotético sobre el que trabajar e investigar para presentar su proyecto obligatorio. Se trata de un evento musical, a realizarse en la Rural del Prado para un público de 2.000 personas, con el objetivo de promover la llegada de la fundación española Ana Bella, que se enfoca en la concientización de la violencia de género. Por ese motivo, invitaron a la directora de InMujeres a dar su aporte, para conocer cuál es el trabajo que realiza actualmente con el enfoque de violencia de género.