Un road movie poético, una historia mínima y equipo técnico formidable

Años luz es el segundo largometraje de Joaquín Mauad como director y el tercero de Alina Kaplan como productora. Tras el estreno de la película, ambos ofrecieron una charla en la universidad donde hablaron de la experiencia y el desafío de hacer cine en Uruguay.

Fecha: 12/05/2022
Autor: Ramiro Pérez

*Conferencia sobre Años luz. Foto: Ramiro Pérez.*

Ante una cartelera que se renueva semana a semana, plagada de películas extranjeras con presupuestos exorbitantes y nombres sobresalientes, el cine uruguayo se abre un lugar en las salas. “Yo quería hacer una película de carretera, un road movie”, dice su director, Joaquín Mauad. Ahí se da el nacimiento de Años luz, un proyecto que se viene gestando desde antes de la pandemia y que finalmente vio su estreno en 2022.

La película aprovecha el viaje de Montevideo a Colonia para explorar la relación entre sus personajes, tres hermanos distanciados que se reencuentran para vender la casa en la que vivieron toda su vida. Luego de estrenar El Sereno, su primer largometraje, Mauad quería hacer una película donde pudiese trabajar más con los actores, con la construcción de los personajes y con los diálogos. De ahí sale una película mucho más íntima, que él define como un “road movie poético”, un drama sencillo con una historia mínima llevado adelante por los conflictos internos de sus personajes.

Kaplan —que es Licenciada en Comunicación orientación Audiovisual por la Universidad ORT Uruguay— contó que, tras un encuentro con Mauad en el Festival Detour, él le propuso formar parte de este proyecto —en aquel momento sin nombre— y así es como se formó el dúo que, años más tarde, fundaría Anfibia Cine, casa productora de Años luz y de Carmen Vidal mujer detective (2020), entre otros proyectos que se encuentran en desarrollo. Contó también cómo fue su experiencia al presentarse a fondos de financiamiento por primera vez y el desafío que resulta obtenerlos para alguien recién llegado al medio.

Así fue como, por voluntad de ambos, la película comenzó a llevarse adelante gracias a productores asociados sin necesidad de fondos de producción. Kaplan reconoció también que la voluntad, la capacitación y la experiencia del equipo técnico fue fundamental para que el proyecto saliera adelante.

https://www.youtube.com/watch?v=08vIQz0kESg

La productora remarcó que es importante, sobre todo en el contexto de producciones nacionales, que el director sea consciente de las distintas limitaciones y complejidades presupuestales. Generalmente, tener que gastar parte del dinero en un área implica que se limiten otras y es por eso que el director debe, también, ser consciente de lo fundamental y lo prescindible. Kaplan reconoce que Mauad entendió esto a la perfección y que ayudó a solucionar muchos problemas de producción.

Ambos hablaron de la exigencia que implica rodar durante el invierno en exteriores, con horarios limitados por la corta duración del día y las necesidades de los integrantes. Para Kaplan fue indispensable la organización del tiempo para que el equipo técnico se mantuviera interesado en el proyecto y con ánimos de filmar. “Si el equipo no está conforme, la película, en algún punto, cae”, dijo para remarcar la importancia del disfrutar del rodaje.

La película se encuentra en cartelera en salas de Cinemateca, Life 21, Alfabeta y Grupocine.

Ramiro Pérez

Ramiro Pérez

twitter.com/ppRamiroquai

linkedin.com/ramiro-perez

Montevideo, 1997. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo.

Egresado de la carrera de Realización Cinematográfica en la Escuela de Cine del Uruguay. Tiene un gran interés por la difusión de la cultura, el cine y la música. Desde temprana edad mostró interés por contar historias y por la producción audiovisual. De ahí su pasión por la crónica y el cine documental.

Host del podcast No culpen al cine de Magnolio Media Group.

Todos los contenidos de Ramiro Pérez