Novedades

Adiós al creador de I love NY

16/07/2020
Milton Glaser, ícono del Diseño Gráfico contemporáneo, falleció el 26 de junio, día en que cumplía 91 años de edad. Ilustrador y diseñador nacido en Nueva York, su legado trascendió generaciones y fronteras.

Imagen tomada de miltonglaser.com.

El logo que incluye un corazón y las iniciales de la ciudad fue creado por Glaser en 1977 para ser usado como base de una campaña publicitaria para promover el turismo en la ciudad y, posteriormente, para promover también el Estado de Nueva York.

Milton Glaser en su famoso decálogo ya dejó establecido prácticamente cómo hacer diseño. Pura síntesis. Pura claridad. Como un logo. Como el logo de NY. Síntesis. No le sobra nada, no le falta nada. Es totalmente pertinente, es sumamente pregnante. Se decodifica en dos segundos. ¿Cómo se le pudo ocurrir esa idea tan simple, tan clara?

Gustavo “Maca” Wojciechowski

Maca, quien fue docente de la Escuela de Diseño desde 1996 hasta 2020 y que, además, se desempeñó como Catedrático de Diseño Editorial, se refiere así a la obra Milton Glaser: Graphic Design, una recopilación de su trabajo publicada en 1973, que luego tuvo numerosas ediciones.

En diseño, lo importante es la idea, el concepto, sostiene Maca. “Cuanto más precisa sea esa idea, más bello es ese diseño. Dibujar no solo con la mano, sino con idea”.

El ex catedrático de Identidad Corporativa Marcos Larghero —también docente desde 1996— coincide: “Síntesis, impacto visual, claridad en el mensaje y valor estético; un referente imprescindible e indiscutible, con ideas siempre frescas y de comprensión universal”.

“A la vez, su mano es precisamente precisa, sutil, delicada y potente a la vez”, continúa Maca. “Denota un enorme acervo cultural. Y también denotan. Pareciera no haber esfuerzo. Fluye. Uno se imagina, intuye, ve su sonrisa al dibujar y eso se trasmite. El espectador se contagia de su sonrisa y también sonríe. Disfruta.”

Algunos años antes de crear el mítico I Love NY, diseñó el famoso cartel de Bob Dylan, símbolo de los 60. En opinión de Maca: “Ese pelo representa enteramente la época. Es la cabeza la que se llena de colores. Una nueva cabeza. El hombre nuevo. La revolución. La libertad. Enroscado en ese pelo viene el imaginario surrealista, el pop, los hippies, el flower power, el mayo francés y la minifalda”.

Se estima que, en total, creó más de 300 carteles. Larghero recuerda especialmente sus afiches para Olivetti y el diseño que celebra los 50 años de la marca Vespa.

Todas sus diversas facetas, enriquecieron su prolífica producción de diseño gráfico, a las que habría que agregar su sentido del humor y su pasión por la buena cocina. Fue, paradojalmente en mi opinión, un neoyorquino de ‘pura cepa´, más europeo que americano.

Marcos Larghero

Glaser estudió en Cooper Union (Estados Unidos) y en la Academia de Bellas Artes de Bolonia (Italia). Junto a Seymour Chwast fundó Push Pin Studio y en 1974 creó su propia compañía, donde se dedicó al diseño editorial y a la identidad corporativa.