“El Estado no sabe cuántos edificios públicos abandonados hay”

El costo de la Contribución Inmobiliaria a las viviendas privadas sin habitar se duplicó a partir del 1.º de enero de 2017. Mientras tanto, la Administración Central no lleva registro alguno del número de edificios públicos abandonados.

Fecha: 12/06/2017
Autor: Tomás Gaeta y Josefina Mösle (Fuente y Palabra)

Foto: Josefina Mösle | Fuente y palabra.

“Ni el Estado sabe cuántos edificios públicos abandonados hay. No existe censo alguno que dé cuenta de esto”, dijo a Fuente y Palabra(*) el urbanista Juan Pedro Urruzola, director de Planificación de la Intendencia de Montevideo (IM) durante el mandato de Ana Olivera. Esta declaración es alarmante si se tiene en cuenta que, en 2016, el Director Nacional de Vivienda, Salvador Schelotto, declaró que en Uruguay hay un déficit habitacional de 40.000 viviendas, las que, debido al crecimiento en el número de hogares, deberían ser producidas para cubrir las necesidades del mercado. Aunque el último censo de población y hogares de 2011 del Instituto Nacional de Estadística arroja cifras acerca del número de viviendas privadas que se encuentran desocupadas, no hay datos acerca de los edificios públicos en la misma condición.

En conversación con Fuente y Palabra, el funcionario de Tierras y Vivienda de la IM, Alvar Álvarez, incluso llegó a afirmar que los edificios del Estado son edificios privados, y por lo tanto la información sobre los mismos “no es de dominio público, sino que es confidencial”. En otras dependencias de la IM, como Planificación Territorial y Espacios Públicos, Hábitat y Edificaciones, se desconoce la cifra de edificaciones públicas en desuso.

Andrés Passadore, funcionario de Acondicionamiento Urbano de la Intendencia de Montevideo, declaró que, aunque no tiene información con respecto al número de inmuebles públicos desocupados, algunas propiedades dentro de la cartera de tierra de la IM están siendo derivadas a un plan piloto de recuperación de viviendas abandonadas llamado “Fincas abandonadas”, el cual está a cargo de un equipo coordinado por la Dirección de Acondicionamiento Urbano para transformarlas en “viviendas de interés social”. Este plan piloto funciona en principio para viviendas privadas, pero las propiedades públicas serían agregadas al plan. El funcionario subrayó, sin embargo, que esta inclusión al plan se dará solo en uno o dos casos puntuales de inmuebles de la Intendencia, y no en la mayoría. “Del resto no tengo información”, declaró Passadore.  

Desde el 1.º de enero de 2017 se comenzó a aplicar el impuesto de Contribución Inmobiliaria, el cual grava a las propiedades privadas que se encuentren deshabitadas permanentemente por al menos un año.

El censo poblacional de 2011 señala que existen 250.000 viviendas privadas desocupadas, de las cuales 46.000 se ubican en la capital del país.

Por otro lado, una investigación del periodista Tomer Urwicz para el diario El País reveló que la Administración Central dispone de al menos 2.500 inmuebles, de los cuales 163 están en estado de abandono. Sin embargo, el Estado no solo no se hace cargo del mantenimiento de las propiedades en desuso, sino que tampoco tiene datos concretos sobre la cantidad de inmuebles de este tipo que se encuentran en su posesión. Mientras tanto, los propietarios en la misma situación tienen la obligación de aportar a Contribución Inmobiliaria.

(*) Este artículo fue publicado originalmente en el blog Fuente y Palabra, un proyecto compartido por estudiantes de Periodismo, donde se publican desde noticias hasta entrevistas de distintas temáticas. La voz en off corresponde a Santiago Medina.

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen

Tomás Gaeta

twitter.com/TomiGaeta

fuenteypalabra.blogspot.com.uy

Montevideo, 1996. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo.

Entró a la carrera con la idea de que le pudiera brindar el espacio para desarrollara todas las cosas que le gustan: fotografía, escritura, dibujo, música. Pensó hacer Audiovisual porque siempre le gustaron los documentales y la problemática de cómo retratar la realidad. A mediados del Ciclo Básico se dio cuenta que quería hacer periodismo, interesado en hacer entrevistas y trabajar en varios géneros periodísticos híbridos, como el perfil, el reportaje y la crónica.

Es cofundador y escritor de Fuente y Palabra, un proyecto compartido con sus compañeros de Periodismo, donde se publican desde noticias hasta entrevistas de distintas temáticas.

Es músico. Realizó, en dos ocasiones, la banda sonora para proyectos audiovisuales de la productora Perpetuo. También integra la banda uruguaya de folk acústica Tom Chris & Tom.

Todos los contenidos de Tomás Gaeta

Josefina Mösle

twitter.com/josefina_mosle

fuenteypalabra.blogspot.com.uy

Montevideo, 1996. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo.

Desde chica disfruta mucho de la lectura y la escritura, y siempre supo que quería ser escritora. En el Periodismo encontró una pasión. Le gustaría trabajar en la prensa escrita. Lo que más le interesa es el periodismo de opinión, el político, el artístico y el cultural.

Estudió Traductorado y actualmente está cursando Profesorado en inglés, por lo que le encantaría vincular el periodismo con los idiomas.

Escribe para el blog Fuente y Palabra, un proyecto compartido con sus compañeros de Periodismo, donde se publican desde noticias hasta entrevistas de distintas temáticas.