“Choque cultural”: la relación humana entre Corea y Uruguay

María Eugenia Pérez Burger vivió una experiencia que cambió su vida para siempre: vivir en Corea del Sur.

Fecha: 24/05/2017
Autor: Nicole Descoueyte

Montevideo Comics - Conferencia de Ma. Eugenia Pérez Burger - mayo 2017

En la 15.ª edición de Montevideo Comics, contó a través de su arte cómo una uruguaya aprendió de las costumbres y de la forma de relacionarse de los coreanos, y a su vez cómo esto repercutió en su forma de ver en mundo. “Fue un verdadero choque cultural”, expresó.

María Eugenia Pérez Burger hoy en día da clases en la Universidad ORT Uruguay y en el instituto coreano Rey Sejong, ya que años atrás recibió una beca para poder estudiar en Corea. La experiencia fue tan impactante que, como tesis de su posterior Máster en Artes Visuales y Diseño, trabajó con influencias del arte coreano. Su obra se divide en dos partes: por un lado, una serie de siete cuadros llamada “Impresiones”, inspirada en el arte folclórico coreano conocido como Minhwa, pero aplicado desde un punto de vista contemporáneo-occidental; por otro lado, un producto audiovisual que retrata el relacionamiento entre las culturas uruguaya y coreana.

“Impresiones” parte de diferentes imágenes y símbolos de la cultura coreana, que si bien tienen cierta connotación para dicho país, Pérez, a través de esa nueva mirada, les da un significado diferente. “Tienen cierto tono de acidez, no sobre Asia, sino sobre lo que hizo Occidente en Oriente, y cómo ha ido cambiando lo que es su esencia”, dijo en referencia a sus cuadros. Haciendo énfasis en la gran armonía que reina en su sociedad, Pérez toma elementos como el tigre, las montañas y los pájaros, y en sus composiciones, que tienen como base pinturas coreanas, otorga a esta simbología un giro diferente.

Su cuadro “Flores y pájaros” parte de una imagen muy utilizada por la cultura coreana en los matrimonios. La misma va variando según la ocasión, pero siempre se representan dos aves y flores. En su obra, Pérez plasmó las relaciones en el sistema con dos cuervos junto con dos plantas carnívoras “que están enganchándolos al sistema”, dijo. Este concepto, según la artista, no solamente aplica a la cultura coreana, sino que también a varias culturas.

Algo similar sucede con su obra “Pinturas de estudio”. Esta se basa en una representación de estanterías y papelería, también parte de la cultura coreana, pero la artista sustituye los elementos que originalmente tienen lugar en composiciones de esta índole por objetos que conforman el estilo de vida actual desde el punto de vista occidental: un celular, una televisión, plástico, Coca-Cola, papas fritas, entre otros.

La segunda parte de su tesis, un video que Pérez describió como “una historia de amor coreano-uruguaya”, se centra en el relacionamiento humano entre estas dos culturas tan diferentes. Se basa en las distintas experiencias que fue viviendo en su viaje a Corea. Aspectos como el respeto hacia los demás y la armonía fascinaron a Pérez en su estancia en Corea, y continúan haciéndolo, pero no todo fue fácil desde un inicio. “Pasar a las antípodas fue como una caída. Fue un choque cultural. No sabía nada del idioma, y por lo tanto no podía tomarme un ómnibus o ir al supermercado”, explicó, haciendo énfasis en que fue difícil la adaptación a una realidad ajena a la suya, pero que pudo lograrlo y establecer un buen relacionamiento con su gente y su cultura.

El audiovisual muestra distintas instancias de relacionamiento de un occidental con Corea y su sociedad. Desde cómo hacen uso del transporte público, esperando todos en fila para poder subir, cómo disfrutan de un día de playa, sin exponerse al sol y haciendo uso de flotadores en el agua, siendo registrados por cámaras de CCTV (Televisión Central de China) en todo momento, hasta cómo comparten la comida en un restaurante. La armonía que busca todo el tiempo conservar la paz entre las personas, lleva a que incluso los alumnos no miren a los ojos a su profesor.

Para retratar lo extrañas que son dichas costumbres para alguien externo, Pérez muestra dichos momentos también con la participación de un occidental, cómo ve cada cosa que va sucediendo a su alrededor, y cómo participa de ellas.

Pérez buscó representar con su arte esas formas tan diferentes de percibir el mundo, que a su vez llevan a una forma de relacionamiento distinta, pero dejó en claro que sus planteos aplican para cualquier clase de relación. “Si uno quiere y trata de que una relación fluya, funciona”.

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen

Nicole Descoueyte

twitter.com/nicoledesc7

fuenteypalabra.blogspot.com.uy

Montevideo, 1996. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo.

Empezó la Licenciatura en Comunicación con la cabeza fija en seguir Publicidad, pero al avanzar en la carrera se dio cuenta que la escritura es su campo, por eso eligió Periodismo. Interesada sobre todo el en área cultural y social, le gustaría combinar el arte con el Periodismo y seguir desarrollando su lado creativo.

Escribe para el blog Fuente y Palabra, un proyecto compartido con sus compañeros de Periodismo, donde se publican desde noticias hasta entrevistas de distintas temáticas.

Todos los contenidos de Nicole Descoueyte