El peligro de una historia única

Los libros que llegan a las manos de los niños no lo hacen al azar: por detrás existen bibliotecarios, libreros, padres, maestros, editores. ¿Qué tipo de historias son las que llegan? ¿Cómo el tipo de libros disponibles puede afectar la apertura de un niño al mundo exterior? ¿Cómo pueden naturalizar la convivencia y la tolerancia?

Fecha: 20/09/2016
Autor: Carolina Cynovich

Imagen tomada de la página de WNDB.

Según la escritora y profesora Rudine Sims Bishop, los libros a veces son espejos, a veces son ventanas, y lo mejor de todo es cuando son “puertas de vidrio deslizantes”, de esas que parecen ventanas hasta que las abrís y te das cuenta que podés pasar al otro lado con facilidad. Este pensamiento es lo que inspiró a una bibliotecaria, crítica literaria y escritora a trabajar en el movimiento “We Need Diverse Books” (necesitamos libros diversos).

La norteamericana Hannah Gómez estudió música y escritura creativa en su primer título, y fue al recibir las clases de literatura cuando se dio cuenta que lo que le interesaba realmente analizar era la literatura infantil. “Son los libros para niños y jóvenes los que hoy en día realmente nos dicen qué es lo que valoramos como sociedad y qué es lo que consideramos importante”, cuenta Gómez vía Skype. Así que luego de terminar su primera carrera, cursó dos másteres simultáneamente: máster en análisis e historia de la literatura infantil y máster en bibliotecología, con especialización en el trabajo para niños y adolescentes.

Además de ser académica, lectora, crítica y bibliotecóloga, Gómez también entra en la categoría de “minoría” o, como se le llama en Estados Unidos, de “diversa”. De chica no encontraba muchos libros que la reflejaran o que tuvieran personajes que la identificaran completamente: adoptada, mestiza, de familia católica y judía. “Me era difícil encontrar, por ejemplo, libros de niños que fueran negros y que no se trataran de la historia de la esclavitud y de la libertad y los derechos”, cuenta. “¿Por qué no podía haber un libro donde un niño jugara baseball, se enamorara, sufriera el liceo como todos y que, además, fuera negro?”.

A partir de este pensamiento, que empezó a construir de niña, es que hoy en día está en contacto con muchos escritores que son parte de diferentes minorías (latinos, negros, asiáticos, minorías religiosas y demás), con los que ponen en discusión no solamente la mera existencia de libros diversos sino su distribución y su necesidad de exposición.

We need diverse books.

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen

Carolina Cynovich

twitter.com/carocynovich

Montevideo, 1991. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Audiovisual. Bibliófila.

Autora de los libros El hombre que da cuerda al mundo (2014, Premio Sigmar-Mosca de literatura infantil-juvenil) y El síndrome de las ciudades hermosas (2015, Premio Gutenberg de la Unión Europea y Fin de Siglo).

Todos los contenidos de Carolina Cynovich