Suicidio: primera causa de muerte violenta

En Uruguay muere más gente quitándose la vida voluntariamente que siendo víctimas de homicidios o conflictos armados.

Fecha: 15/08/2016
Autor: Sofía Alonzo y Merlina Machado

Ministerio de Salud Pública. Foto: commons.wikimedia.org.

Se trata de un fenómeno social estructural, masculinizado y distinguido geográficamente; se matan más hombres que mujeres. Los más propensos a hacerlo son los adultos mayores y los jóvenes adolescentes. Los métodos más utilizados son el ahorcamiento, las armas de fuego y el salto al vacío, y algunos de los momentos más elegidos para suicidarse son las madrugadas, los fines de semana, el Día de los Enamorados, Navidad, Año Nuevo y las vacaciones de invierno.

En el 2014 la tasa de suicidios en Uruguay fue de 17,4 cada 100.000 habitantes, según los datos aportados por Ministerio de Salud Pública. Si esto se analiza por sexo, se encuentra que cada 100 personas que realizan esta acción, aproximadamente 73 son hombres y 27 mujeres. Lo hacen con más frecuencia los habitantes del interior.

Pero esto no es lo único a tener en cuenta: las tentativas de suicidio son tan problemáticas como la autoeliminación y, en este caso, la realidad muestra que el 75% de los implicados son mujeres y un 25% hombres, recurriendo como primera opción a la ingesta de psicofármacos.

Víctor González, sociólogo del Grupo de Comprensión y Prevención Conducta Suicida­ —conformado por la Facultad de Medicina, Ciencias Sociales, Humanidades y Ciencias de la Educación, la Dirección de Salud Mental y Poblaciones Vulnerables de Asse y la Dirección de DD.HH. de ANEP— destaca que el suicidio en jóvenes de 15 a 35 años en nuestro país está masculinizado y, de estos, la mayoría provienen de barrios precarios. “En Casavalle es el triple o el cuádruple más que en jóvenes de Pocitos o Carrasco”.

González explica que las conductas más agresivas socialmente están asociadas a los hombres; el consumo de drogas y de alcohol, así como los fallecimientos a causa de accidentes de tránsito. “La sociedad crea una especie de hombre joven y lo asocia a los tipos de consumo que realiza, es la matriz cultural que lleva a que los varones tengan esta clase de conducta”.

En referencia a los intentos de autoeliminación, los jóvenes son el grupo que encabeza esta acción. Las mujeres intentan terminar con su vida más que los hombres. Se trata de un tema no menor porque, en muchos casos, es la antesala de posibles suicidios y deben de interpretarse como un llamado de atención importante.

Está demostrado que quien hace el intento está disconforme con la realidad, está deprimido o no puede manejar algún problema.

El sociólogo destaca que hay que tener en cuenta la cantidad de jóvenes que han tenido tratamiento psicológico o psiquiátrico y entender quiénes son y por qué recurrieron a ello. De esta forma, se puede abordar la problemática desde sus causas y trabajar en la prevención del suicidio.

Según la última Encuesta Nacional de Juventud, realizada en 2014, el 14,9% de los adolescentes y jóvenes uruguayos realizaron al menos una consulta con un profesional de salud mental en el año previo, siendo mayor la proporción de mujeres y disminuyendo en ambos sexos a medida que la edad aumenta.

También se observa que, a medida que aumenta el nivel de ingresos, se incrementan las consultas con psicólogos y psiquiatras.

Mikaela Meléndrez, ex funcionaria de Último Recurso, considera que “el suicidio es tema tabú del que nadie quiere hablar”. “Pero que hay que hacerlo. Así como el sexo en los liceos se habla, esto también tiene que ser un tema del que se sienten a hablar. En muchos casos, como padre, cuesta aceptar que tu hijo se quiera suicidar, que esté pasando por un momento feo, pero si no lo ayudan va a terminar peor. Hay que abrir un poco la cabeza, es un tema mucho más alarmante de lo que mucha gente piensa”.

Meléndrez sostiene que, al estar tanto en contacto con jóvenes que quieren terminar con su vida, opina que tienen un “vacío existencial”, en parte por la sociedad en la que viven. “En el caso de los jóvenes con recursos, lo que pasa es que no saben qué hacer, tienen tanto que no saben qué hacer. Los padres o referentes no están en todo el día, no tienen atención, están solos”.

Muchos de los adolescentes viven problemáticas familiares que se manifiestan a través de asuntos que pueden parecer menores: discusiones con amigos, rupturas amorosas o problemas académicos. Una de las grandes barreras a las que se enfrentan los profesionales de la salud es que, ante estas situaciones, el apoyo familiar es casi nulo. “Muchas veces buscan ayuda a escondidas, porque los padres no quieren que vean un psicólogo y cuando llamás al padre, resulta más rebelde que el hijo”, relata Meléndrez.

Este fenómeno estructural de la sociedad uruguaya es resultado de la mezcla de dimensiones asociadas con problemas económicos, drogas y presión familiar, entre otras. González señala que, si bien la pertenencia socioeconómica es determinante, no se puede reducir únicamente a esto: “No podés decir que la pobreza es la que te está matando”.

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen
Comentarios
Julia
16/08/201623:19:08
que dificil es lo que nos están contando porque en el estado que estamos sobre todo los mayores no prestamos atencíon de lo que pasa a nuestro alrededor y creemos que a nadie de nuestra familia se le puede ocurrir semejante cosa , suicidio, que hecho tan espantoso , lo ignoramos concientes o no pero como dicen uds. quien va hablar de cosas horrendas,sigan investigando que a lo mejor logran algo .Las felicito por abordar un tema que pasa todos los dias pero que de una forma tratamos de ignorar sigan para adelante que alguna persona se lo agradecera toda una vida
Sofía Alonzo.

Sofía Alonzo

Montevideo, 1992. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodística.

Apasionada por el periodismo narrativo, en el 2014 publicó una crónica sobre un hombre que vive en Capurro en la segunda edición de la revista Rocket.

Todos los contenidos de Sofía Alonzo

Merlina Machado

twitter.com/MerlinaMachado

linkedin.com/Merlina-Machado

Montevideo, 1994. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación orientación Periodismo.

Le apasiona el periodismo de investigación y se inclina por temas políticos, sociales y culturales.

Todos los contenidos de Merlina Machado