Todos conocen a Déborah Rodríguez

Su padre, ex futbolista y entrenador. Su madre, ex atleta. Su hermano mayor, ex jugador de básquetbol. Hasta tiene un mellizo que juega en el Peñarol. Pero incluso en un país tan futbolero como Uruguay, es a ella, y no a su mellizo, a quien todos conocen. Deborah Rodríguez, la gran promesa del atletismo nacional.

Fecha: 02/02/2017
Autor: Ixone Arana

Foto: deborarodriguez.net.

A sus 23 años acumula más éxitos deportivos que ninguna otra mujer uruguaya y es la única en regresar de un Mundial con una medalla. Las tiene de oro, de plata y de bronce, todas ellas de diferentes sudamericanos, iberoamericanos y panamericanos. A pesar de su corta edad, ha mejorado sus marcas en los dos Juegos Olímpicos en los que ha participado hasta la fecha.

Sin embargo, al abrir Google y buscar su nombre, no es eso lo que aparece. Entre los cerca de 29.200.000 resultados que existen, 9 de los 10 mejor posicionados son acerca de lo mismo: Deborah disculpándose.

***

—Como diríamos en Colombia, es verraca. Súper—súper dura, súper fuerte. Es un gusto verla correr, ya se lo he dicho muchas veces como amiga, ella lo sabe.

Cuando Brigitte y Deborah se conocieron una tenía 26 años y la otra 15. Una corría por Colombia y la otra por Uruguay. Han coincidido en muchas competiciones pero Brigitte sigue emocionándose cada vez que recuerda a la uruguaya en acción.

—El año pasado estábamos en Perú compitiendo en un sudamericano y el clima estaba horrible. Yo tenía mucho frío, pero frío terrible, y hubo muchos problemas para competir. Se cayó el sistema electrónico y nos dijeron que iba a ser con tiempo manual, o sea que solo importaba la que ganaba, que se clasificaba para el mundial.

A través del móvil se escucha cómo le empieza a dar la risa.

—Yo me estaba congelando y corrí fatal. Y después viene Deborah y hace esa majestuosa carrera, con ese clima, con todas las cosas en contra y corrió sensacional. Yo le dije “¡Ay, Deborah, que carrerón, espectacular!” y me puse a llorar. Yo lloraba y lloraba y al instante caigo en cuenta de que ella acababa de ganar. Y ella con cara de, o me río, o me pongo a llorar, y todas las amigas que estaban alrededor acabaron llorando y terminamos riéndonos después. Son cosas que salen fuera de la pista y ese fue un momento muy, muy bonito y muy especial.

Brigitte Merlano no fue la única en impresionarse con esta actuación. El 14 de junio del 2015 varios uruguayos publicaron tweets como “Gracias a su marca en el Sudamericano de Lima, Deborah Rodríguez se clasificó a Río 2016 en 800 metros. ¡¡FELICITACIONES!!”, o “Deborah Rodríguez medalla de ORO en el Sudamericano de Lima en 800m con 2.01.46, nuevo récord nacional. ¡ESTÁS IMPARABLE!”.

Pero el 17 de agosto de 2016, cuando Deborah participó en la prueba de los 800 metros en los Juegos de Río e hizo su mejor marca de la temporada, los tweets fueron bien distintos: “Me voy contenta, dice Deborah Rodríguez. ¿Contenta por qué, porque hiciste playa en Río?”, o “Deborah Rodríguez por suerte no ganó nada porque si así no tiene un mínimo de humildad ganando algo se cree la reina de los juegos”.

***

No siempre fue la apasionada por el atletismo que es ahora. Comenzó a practicarlo a los cuatro años por influencia de Silvia, su madre, pero probó también la gimnasia artística, el hándbol, el judo, la natación y el ballet.
Decidió continuar por el camino del atletismo a pesar de que al principio no se le daba nada bien. Perdía siempre. Pero eso nunca la frenó.

“A los 13 años mi entrenador me vio. Mi entrenador actual, Andrés Barrios. Siempre fue de decirme que yo era un muy buen talento, tenía piernas largas, era flaca… era un muy buen estereotipo para hacer atletismo”, cuenta Deborah en una entrevista para Herbalife, uno de sus patrocinadores. Así que cuando apenas tenía 14 años, tomó la difícil decisión de dejar a su familia y sus amigos en Montevideo y mudarse a Maldonado para mejorar su carrera deportiva.

Mejoró, empezó a destacar, y pronto se hizo con los récords absolutos nacionales en 400 metros. En 2012 cumplió uno de sus grandes sueños: participar en los Juegos Olímpicos de Londres. Tenía 19 años, era la más joven de su serie y quedó en séptimo lugar. Aun así, batió el récord nacional en los 400 metros vallas.

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen

Ixone Arana

País Vasco, España, 1996. Estudiante de intercambio cursando la Licenciatura en Comunicación orientación Periodística.

Disfruta mucho leer y escribir. Aunque todavía no tiene claro qué quiere hacer en el futuro, cree que le gustaría dedicarse a la prensa escrita o bien trabajar como freelance.

Adora viajar y por eso decidió hacer un intercambio en Sudamérica: "para ver cosas diferentes y, sobre todo, para ver las cosas de un modo diferente".